jueves, 27 de noviembre de 2008

Jefe por un día


De vez en cuando me toca hacer de jefe, o cabillo tomatero como dice mi compañero Juan Carlos, es una labor que no me reconforta especialmente pues uno es perro callejero y eso de estar encerrado con el teléfono o teléfonos, como en la foto, todo el rato sonando, coordinando a los compañeros foteros, eligiendo fotos y toreando a los plumillas no es precisamente el trabajo que me gusta pero bueno de vez en cuando se sobrelleva aunque el carácter te cambia y según decimos es culpa del sillón que, como en en el caso de los tricornios, a todo el que se sienta en él le entra una mala leche...

5 comentarios:

Anónimo dijo...

jajajJAJAJAjaja (que bueno!"es cierto")

PD:Soy Salvilla!

JUANCAMARTOS dijo...

Agustín el del otro lado del teléfono soy yo.
Sacame de dudas ¿por qué tiene Rafa una tele en el despacho?¿Tanto le gustan las novelas?
Un aabrazo de tu compi fotero

Dani dijo...

Jajaja tas pasado escenificando con tanto telefono!!!

AguLuna dijo...

De escenificar nada de nada que mas de una vez estoy así con dos al teléfono y ayer me cogieron mi cámara que estaba encima de la mesa y se liaron a hacerme fotos y yo como estaba liado pues ni caso.
Juan Carlos, la tele solo sirve para ver los negativos porque de antena anda regular y si que podías ser tu el que estaba al otro lado jeje

Anónimo dijo...

¿toreando a los plumillas? hay que ver lo que hay que aguantar...luego me dices que yo soy "mu" mala, malísima...:P
Pepi