sábado, 31 de octubre de 2009

Para un roto y un descosio







En este oficio no sueles aburrirte aunque después de tantos años arrastrando la cámara a veces la monotonía aparece pero rápidamente sucede algo nuevo que hace que el gusanillo que llevamos dentro siga comiéndonos. Esta semana ha sido movidita y entre otras cosas me encontré haciendo un reportaje en un tren (menudo madrugon), asistiendo a una operación oftalmológica (perecía el doctor House) y dentro de un camión de mudanzas durante el traslado de un cuadro. Esto sin duda lo mas curioso, nos permitieron ir dentro del vehículo (el trayecto era corto) para ahorrarnos la caminata y estar a tiempo pare fotografiar la llegada. Desde luego, aun estando en una ciudad pequeña, este oficio te permite tener experiencias, buenas y malas, que por ejemplo, y con todos mis respetos, alguien que trabaje en una oficina no tendrá nunca. Trabajamos mucho y no nos haremos millonarios pero que nos quiten lo bailao.

5 comentarios:

Armenteros dijo...

Si es que, afortunadamente, os gusta meteros en todos los charcos.

Marcelo dijo...

Muy buenos articulos y fotografias.

Un saludo Agu!!!

Charro dijo...

Que os quiten lo bailao? Pero si siempre os estáis quejando, mamones! Y encima, queréis que el plumilla de turno os acompañe, cuando la mitad de las veces puede quedarse tan a gustito en su silla, esperando a que lleguéis con la foto y la nota de prensa de turno.

Carlos dijo...

Doctor Luna, acuda en tren o en camión de mundazas. La foto lo merece y he de reconocer que el texto acierta. Un abrazo.

Nota.- quién te dijo alguna vez que de esto se podía hacer uno rico.

Alex Domínguez dijo...

Joder, avisa antes de que de esto no se hace uno rico.