domingo, 18 de abril de 2010

Premio Jaén de Piano














Anécdotas en la final del Premio Jaén de Piano. En la primera foto, la medalla se le cae al suelo al ganador del certamen, en la segunda, los políticos se marchan sin la típica "foto de familia" y tienen que volver a entrar. Por lo demás, al igual que otros años, destacar la mala iluminación del pianista (a contraluz con la orquesta) y el trabajar intentando no molestar demasiado a los asistentes con el ruido del obturador, esperando el momento oportuno para disparar que suele ser cuando la orquesta toca mas fuerte, o jugártela, y hacer la foto en un momento donde solo toca el pianista que es donde hacen mas gestos y la luz incide bien sobre su cara, vamos, que como en los toros, que no puedes despegar la cara de la cámara. Este año he podido estar solo en uno de los pasillos y esto hizo que el ruido en mi zona fuese moderado y de esta manera tolerado por el público que no siempre es comprensivo y algunas veces con razón porque tener a cuatro tíos tirando fotos a tu lado no es lo mejor para un concierto de estos.

2 comentarios:

Dani dijo...

Te quejas de la luz con una D3....te quejas de vicio.
Lo del ruido del obturador en esta camara si que es cierto que peta mucho mas de lo que me gustaria mcuhas veces.....
Saludos

AguLuna dijo...

No me quejo de la luz por poca sino por el contraluz que teníamos con la cara del pianista en sombra casi todo el rato. La D3 va genial con poca y con mucha luz, un maquinon sin duda.